El tiempo en los cuidadores

El tiempo… Ese aspecto de nuestras vidas que pasa para no volver y que es finito, un día se acabará. Sin embargo, no somos conscientes de su importancia. A veces lo malgastamos, y otras muchas, objetivamente, no tenemos tiempo para otras cosas que no sean nuestras “obligaciones” y, si acaso, dormir.

Si a cualquier persona nos cuesta gestionar nuestro tiempo, sin duda para los que sois cuidadores es una tarea titánica y quizás, una de las quejas más recurrentes que os escuchamos. ¿De dónde saco el tiempo?

Y los profesionales erre que erre con la importancia de que os cuidéis, que deleguéis, que saquéis tiempo para vosotros y vosotras… ¡Qué fácil decirlo! ¿Verdad?

Quizás seas una de las cuidadoras que se dedica a su familiar a tiempo completo, o que no tiene en quién delegar, o que no dispone de servicios o asociaciones cercanas en las que apoyarse. La realidad de cada uno de vosotros es distinta y no podemos convencernos de que nuestros consejos sirven para todos por igual, es un error en el que los profesionales solemos caer, tenemos que individualizar cada caso. No hay “recetas” que hagan que de repente vayas a tener más tiempo… Sin embargo, quizás con algunas ideas puedas conseguir rascar minutos al día para hacer aquellas actividades PARA TI (no valen hacer la compra, recoger a los niños, etc. esas no cuentan 😉 ).

CLAVES PARA TENER TIEMPO PARA TI

  1. Es fundamental, y realmente vital, ser consciente de que necesitas tiempo para ti. No significa ser egoísta, significa que tienes que ser realista y darte cuenta de que nadie es un “súper héroe”. Con esta idea en la cabeza, intenta aprovechar las ocasiones en que otras personas se ofrezcan a sustituirte, o incluso pídelo tú.
  2. Educa a tu entorno social más cercano de la importancia de que puedas contar con alguien cuando lo necesites. Si tú estás bien, tu familiar dependiente lo estará. ¡Esta idea es fundamental!
  3. Prioriza. Ni todo es tan urgente, ni todo es tan importante como a veces nos creemos. Darnos cuenta de lo que tenemos que hacer obligatoriamente, y de lo que podemos posponer (¡recoger la cocina se puede posponer, te pongas como te pongas! 😉 ). Lo  más importante es que tu familiar este bien cuidado. Pero también es fundamental  que te cuides… Y que seas consciente de ello.
  4. Aprovechar los “huecos tranquilos”. Lo sé, sé que en la vida de un cuidador a veces los momentos tranquilos brillan por su ausencia. Pero si tu familiar es de los que consiguen descansar durante el día, o si acude a un centro de día, o si la vecina se ha ofrecido a echarte una mano… ¡Coge ese tiempo para ti! ¡Regalatelo! ¡Te lo mereces! Es tuyo más que de nadie, es tu valioso tiempo y deseo que lo uses para realizar la actividad que más te reconforte, más te anime, y más te recuerde lo bien que lo estás haciendo. ¡Disfrútalo!

VIVIR EN EL AHORA

Seguro que has oído hablar del Mindfulness o “vivir en el ahora”. Esta técnica está muy de moda precisamente porque vivimos en una vorágine en la que habitualmente no conseguimos vivir ni disfrutar del tiempo presente. Necesitamos dejar de recordar el pasado, dejar de preocuparnos en exceso por el futuro, y vivir el presente; parar la mente, hablarnos más cariñosamente, y ante todo, disfrutar del ahora. Si lo pensamos es lo único que tenemos.

En próximas entradas hablaremos más extendidamente de esta técnica y de otras muchas que pueden ayudarte en tu día a día. Pero si te cuento algo sobre ella hoy es porque está muy relacionada con el uso del tiempo. Parar de vez en cuando, respirar profundamente, mirarnos en el espejo y hablarnos como si fuéramos nuestros mejores amigos, ser conscientes de los sonidos que nos rodean, o de la postura de nuestro propio cuerpo… Son cosas que podemos hacer a lo largo del día sacando sólo unos minutos entre tarea y tarea, y estoy segura (porque yo lo hago) que tu bienestar se verá recompensado. ¡Seguimos hablando!

Espero que esta entrada te haya resultado de utilidad. Nos encantaría leer tus comentarios y te recuerdo que si necesitas ayuda, no dudes en pedirla. ¡Cuidarte SÍ ES IMPORTANTE!

María Requena. Terapeuta Ocupacional.