PARA CUIDADORES

Consultoría psicosocial para cuidadores

Categoría: Consejos prácticos

BIBLIOTERAPIA: LOS LIBROS NOS SANAN.

Para los que somos apasionados lectores la frase “los libros sanan” es incuestionable. De hecho, muchos podríamos decir que son nuestros “salvavidas” literalmente hablando. Pero también, a parte de los efectos que la lectura haya tenido sobre nosotros mismos en distintos momentos de nuestra vida, confiamos en la utilidad de los libros para ayudar a las personas que acuden a nosotros como profesionales.

Un poco de historia.

De hecho, la biblioterapia no es algo nuevo. En 1916 ya se hablaba de ella en un artículo publicado en la revista The Atlantic Monthly. En él, se presentaba al doctor Bangster, quien recetaba libros a sus propios pacientes.

También hay referencias a que después de la I Guerra Mundial se empezó a recomendar libros a los soldados que padecían de estrés postraumático con el objeto de favorecer su recuperación.

Actualmente, existen guías en las que se recomienda el uso de ciertos tipos de libros en situaciones de estrés, depresión o ansiedad.

En casi todos estos casos se referían a libros de autoayuda, pero nosotros también queremos hacer referencia a novelas de ficción o no ficción en las que las narraciones de ciertos tipos de situaciones nos pueden resultar de utilidad como ejemplos de superación. Además, a lo largo de la literatura universal es raro que un personaje de ficción no haya pasado ya por lo que estamos viviendo en estos momentos y nos sirva de ejemplo y reflejo.

Leer más

La Comunicación Emocional y el Bienestar para el Cuidador

Uno de los retos más importantes a los que los cuidadores y cuidadoras deben enfrentarse es cómo establecer mecanismos de comunicación adecuados con aquella persona dependiente a la que cuidamos día a día. En aquellos casos donde el deterioro cognitivo es más acusado es fundamental que  el cuidador/a adquiera nuevas formas de comunicarse y  estrategias que faciliten una relación adecuada, efectiva y, por supuesto, tranquila tanto para la persona que se cuida como para el cuidador o cuidadora.

comunicación emocional

En el caso de personas que padecen algún tipo de demencia, es primordial estar pendientes del tipo de comunicación y los elementos que la conforman. Debemos tener en cuenta los gestos que utilizamos, el tono y volumen de la voz, la forma de mirar y las reacciones que provocan nuestras palabras.

Desafortunadamente, a veces, caemos en el error de pensar que por padecer demencia la persona no se da cuenta o no puede entender lo que decimos y la forma en cómo lo decimos. Emocionalmente no es agradable para la persona que cuidamos escuchar malas palabras y menos aún si las decimos utilizando un tono de voz agresivo o alterado. De la misma manera, para el cuidador es una pérdida de tiempo y de bienestar psicológico entrar en discusiones inútiles, perder el control de la situación o dejarse llevar por la ansiedad.

Leer más

¡Estoy de los nervios! ¡Quiero dormir!

Hoy hablamos de un tema que, si eres cuidador/a, seguro que te ha afectado en algún momento… Y es que compatibilizar un sueño reparador con el cuidado de un familiar con demencia, a veces, es muy complicado. En esta ocasión nos adentramos en una problemática que afecta mucho a la calidad de vida de los cuidadores: el sueño.

“Mi madre me tiene de los nervios… No me deja dormir de noche, se levanta, grita, quiere salir de casa, deambula todo el tiempo y no para de hablar…”

Los anteriores comentarios son muy comunes en cuidadores de personas con demencia. Es muy frecuente entre los cuidadores y cuidadoras las dificultades que tienen al querer conciliar el sueño debido a que su familiar presenta dificultades para dormir o desarrolla conductas inadecuadas durante las horas nocturnas.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que las personas mayores, de por sí, ya tienen dificultades para dormir o duermen menos horas. Si sumamos el hecho de que muchas enfermedades o tipos de demencia vienen acompañadas de trastornos del sueño debido a su influencia en el deterioro del cerebro, muy probablemente tendremos que enfrentar problemas del sueño en la persona que estamos cuidando, que posiblemente terminarán por afectarnos.

Leer más

¡SONRÍE! La importancia del buen humor ante el estrés.

Claro, nos dirás que “a veces es imposible” sonreír. Te entendemos perfectamente. Sin duda es muy difícil encontrarse de buen humor o tener una actitud positiva cuando debemos enfrentarnos a problemas o situaciones complicadas que debemos asumir como es el cuidar de una persona con graves problemas de dependencia, enfermedades degenerativas o demencias.

Sin embargo, es fundamental incorporar en nuestras estrategias de afrontamiento, tener una buena actitud e incluso aprender a reírnos tanto de la situación, de nosotros mismos, de los problemas y de las situaciones complicadas y que, en la mayoría de los casos, no podemos cambiar.

¿De qué me voy a reír si mi padre o mi madre están padeciendo una enfermedad degenerativa como el Alzheimer?

Con este artículo no queremos decir que nos tomemos a la ligera o como un “chiste” la enfermedad, los problemas de dependencia o las circunstancias que debemos afrontar, porque además es imposible hacerlo. Lo que queremos es animarte a intentar desarrollar una actitud psicológica más beneficiosa para ti y que te ayude a sobrellevar mejor una durísima situación.

Leer más

¿QUÉ LE PASA A MI ABUELO?

Cuando uno de los miembros de la familia sufre de algún tipo de enfermedad degenerativa o crónica que le lleva a estados de dependencia más o menos importantes, surge la pregunta de cómo explicarlo a los más pequeños. ¿Os ha pasado alguna vez? Probablemente, si tenéis niños en casa, os ha podido surgir esta inquietud. En este artículo queremos ayudaros y orientaros en el manejo de esta situación.

Normalmente, los niños pequeños perciben que “algo no va bien” y expresan abiertamente que el abuelo o la abuela se comporta de manera extraña.

En la mayoría de familias la relación entre nietos y abuelos suelen ser estables, comprensivas, fuertes y muy cariñosas. Muchas veces los niños, sobre todo los más pequeños, suelen percibir al abuelo como un igual con el que pueden llevar a cabo actividades divertidas. Es decir, no asocian el envejecimiento y sus consecuencias negativas con sus abuelos.

Leer más

Cómo preparar la Navidad cuando eres cuidador/a

Una pregunta frecuente entre los cuidadores de personas con dependencia, sobre todo para los que cuidan a personas con demencias como el Alzheimer, es cómo abordar las épocas navideñas sin que sea un problema tanto para el enfermo como para el resto de la familia.

Desafortunadamente, la celebración de la fiesta de Navidad puede venir acompañada de momentos difíciles y dolorosos. La persona con demencia se puede sentir desorientada ante situaciones que no son normales durante el resto del año y para los familiares puede resultar difícil emocionalmente al tener que recordar cómo era la vida antes de la enfermedad.

Normalmente durante la Navidad, suele haber mayor número de encuentros sociales, salidas a lugares poco frecuentados, modificación de la dieta e incluso mayor cantidad de ruido, lo que puede generar sensaciones de desorientación y ansiedad en la persona que padece la enfermedad.

Leer más

Mi padre se ha vuelto agresivo… ¿Y ahora qué puedo hacer?

Conductas agresivas y cómo afrontarlas

Una de las inquietudes más frecuentes que comentáis las personas cuidadoras es la que se refiere a los comportamientos agresivos de los familiares que estáis cuidando y la mejor forma de responder ante este tipo de situaciones.

“Mi padre se ha puesto a gritar… Me quiere pegar cuando me acerco a él, me aparta cuanto quiero abrazarlo…”, son frases comunes que escuchamos de los cuidadores y que terminan provocando sentimientos de frustración y tristeza.

Lo primero que debemos saber es que los comportamientos de agresividad en personas que padecen algún grado de demencia como el Alzheimer pueden aparecer de un momento a otro y que hasta el momento no se ha podido determinar las causas reales por la que aparecen estas conductas o cuáles son los factores detonantes relacionados con ellas. Afortunadamente no son comportamientos frecuentes ni tampoco se observan en todas las personas. Es decir, por lo que pase al padre de una amiga no tiene por qué ocurrirle a tu familiar.

Leer más

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén