PARA CUIDADORES

Por el bienestar emocional del cuidador

Navidades para los cuidadores

Una pregunta frecuente entre los cuidadores de personas con dependencia, sobre todo para los que cuidan a personas con demencias como el Alzheimer, es cómo abordar las épocas navideñas sin que sea un problema tanto para el enfermo como para el resto de la familia.

Desafortunadamente, la celebración de la fiesta de Navidad puede venir acompañada de momentos difíciles y dolorosos. La persona con demencia se puede sentir desorientada ante situaciones que no son normales durante el resto del año y para los familiares puede resultar difícil emocionalmente al tener que recordar cómo era la vida antes de la enfermedad.

Normalmente durante la Navidad, suele haber mayor número de encuentros sociales, salidas a lugares poco frecuentados, modificación de la dieta e incluso mayor cantidad de ruido, lo que puede generar sensaciones de desorientación y ansiedad en la persona que padece la enfermedad.

Algunas recomendaciones

Desde PARACUIDADORES queremos facilitaros unas recomendaciones para hacer más llevadera la Navidad, de manera que sea algo positivo tanto para el enfermo como para la familia. Son las siguientes:

  • Mantener la rutina establecida. En la medida de lo posible es importante conservar los horarios establecidos para llevar a cabo las actividades de la vida diaria. No es aconsejable variar demasiado las actividades porque puede generar mayor desorientación.
  • Controlar las visitas de familiares. Lo más recomendable es definir unos horarios concretos de visitas para no agobiar a la persona que se cuida. Es importante que el cuidador advierta a los familiares de los cambios emocionales, cognitivos o de comportamiento que puede presentar la persona enferma para no generar situaciones incomodas.
  • Involucrar a la persona que se cuida en la Navidad. Dependiendo del estado físico y mental es fundamental, si es posible, involucrarla en los preparativos, arreglos navideños, preparación de la mesa e incluso de la preparación de la comida.
  • Dieta equilibrada. Dependiendo de la persona, hay que seguir controlando la ingesta de alimentos según los requerimientos nutricionales o de carácter médico que se tengan prescritos para evitar complicaciones posteriores.
  • Ejercitar la memoria. La Navidad es una buena oportunidad para estimular la memoria, con álbumes de fotos pasadas y recientes donde la persona pueda recordar eventos de su vida pasada, nombres o personas importantes. Es importante tener en cuenta la situación mental, la idea es que sea una actividad agradable.
  • Escuchar música. En general, la música suele ser algo ameno para las personas. Escuchar villancicos e incluso cantar los preferidos puede ser una buena terapia. Es aconsejable controlar el volumen y que no sea una música estrepitosa.
  • Regalos adecuados. Los cuidadores pueden asesorar a los familiares sobre los regalos más adecuados para la persona que padece una enfermedad mental o una demencia. Dependiendo del estado cognitivo en que se encuentre se puede regalar una cosa u otra. Si aún se conservan algunas capacidades cognitivas se pueden regalar libros con actividades de estimulación o juegos de mesa. Para personas que están en fases más avanzadas de la enfermedad, se pueden regalar objetos personalizados con fotos de familiares, películas antiguas o CD con su música preferida.
  • Cuidados compartidos. Durante el periodo navideño es importante compartir los tiempos de cuidado entre los diferentes familiares. Es una buena época para recordar que el cuidado de una persona dependiente es una responsabilidad compartida.

¡Felices Fiestas!

Como resumen queremos decirte, cuidador, que lo importante es compartir en familia esta época del año y pasarla de la mejor manera posible. Adopta una actitud positiva (sé que es muy complicado… Pero no dejes de intentarlo) frente a lo difícil que puede ser vivir con la persona que cuidas. Aprovecha que estás en contacto con tus familiares para buscar su apoyo en la complicada labor de cuidar de tu ser querido y también darte un respiro, un descanso merecido y disfrutar las fiestas. Si necesitas ayuda, cuenta con nosotros.

¡¡¡Feliz Navidad, cuidador@s!!!

Manuel Silva Camacho

Psicólogo Paracuidadores

5 razones por las que nos beneficia “aceptar”

Sí, sabemos que es muy difícil aceptar muchas de las situaciones que nos ocurren en nuestra vida. De hecho, cuando somos cuidadores, “aceptar” la enfermedad de nuestro ser querido es una de las cosas más complicadas de poder llevar a cabo; sin embargo, aceptar lo que está ocurriendo nos dará más energía para afrontar lo que nos está sucediendo y no podemos cambiar. 

En muchas ocasiones en la vida surgen hechos contra los que no podemos hacer nada: enfermedades, fallecimientos, accidentes, problemas económicos o laborales, y muchas otras cosas que escapan a nuestro control. Querer controlar todas estas vicisitudes nos va a producir un gran desgaste emocional que repercutirá en nuestro bienestar, dejándonos sin energía, provocando que tengamos menos recursos para afrontar lo que tenemos delante. Cuando negamos lo que ocurre, o cuando queremos luchar contra lo que no podemos controlar, nuestra mente se llena de pensamientos negativos que hacen que no veamos las estrategias para conseguir adaptarnos a lo que está pasando y encontrar las respuestas para lograr superarnos y reconducir la situación de la mejor manera posible.    

Leer más

Mi padre se ha vuelto agresivo… ¿Y ahora qué puedo hacer?

Conductas agresivas y cómo afrontarlas

Una de las inquietudes más frecuentes que comentáis las personas cuidadoras es la que se refiere a los comportamientos agresivos de los familiares que estáis cuidando y la mejor forma de responder ante este tipo de situaciones.

“Mi padre se ha puesto a gritar… Me quiere pegar cuando me acerco a él, me aparta cuanto quiero abrazarlo…”, son frases comunes que escuchamos de los cuidadores y que terminan provocando sentimientos de frustración y tristeza.

Lo primero que debemos saber es que los comportamientos de agresividad en personas que padecen algún grado de demencia como el Alzheimer pueden aparecer de un momento a otro y que hasta el momento no se ha podido determinar las causas reales por la que aparecen estas conductas o cuáles son los factores detonantes relacionados con ellas. Afortunadamente no son comportamientos frecuentes ni tampoco se observan en todas las personas. Es decir, por lo que pase al padre de una amiga no tiene por qué ocurrirle a tu familiar.

Leer más

Carta a cuidadores de personas con Alzheimer

manos que cuidan

Queridos/as cuidadores/as,

Hoy, 21 de septiembre, celebramos el Día Internacional del Alzheimer. Un día que debería ser cada día. Todos: sociedad, profesionales de todos los ámbitos, administraciones públicas y políticas deberíamos aunar esfuerzos para que tanto los enfermos como sus familias no perdáis calidad de vida a causa de una enfermedad que no habéis elegido… Es un invitado sin invitar, de los que no se marchan por mucho que uno le abra la puerta… Por tanto, tenemos que convivir con él de la mejor forma posible, aceptando la realidad y preparándonos lo antes y lo mejor posible para que la convivencia no sea un huracán que todo lo arrase.

El día que supe lo que era el Alzheimer.

Sí, en muchas partes he leído que sólo los que son o han sido cuidadores saben lo que realmente significa serlo. Los profesionales solo podemos intuir el dolor e intentar proponeros las herramientas que conocemos para las situaciones que pueden llegar, con el fin de que no perdáis calidad de vida.

Recuerdo la primera vez que tuve contacto con una persona con Alzheimer. Fue en mis primeras prácticas dentro de los estudios de terapia ocupacional. Recuerdo muy intensamente aquellas escasas dos horas… Compartí merienda con un grupo de enfermas. La mujer de la que me tenía que ocupar yo estaba tan enferma que ya no reconocía ni el plato ni la taza… Lamía la leche que le caía en el plato, o mordía la cuchara para comérsela. Estaba tan deteriorada que tardé casi quince minutos en acompañarla desde el salón a la sala de terapia. La profesora me debió ver tan pálida y temblorosa que me pidió que saliera de la sala un rato para recomponerme.

Leer más

“Cuido a mi hijo y deseo mantener nuestra calidad de vida”

Normalmente cuando hablamos de cuidadores pensamos en personas adultas cuidando de otras personas adultas o ancianos: personas mayores con algún tipo de enfermedad mental o demencias, personas con Alzheimer o adultos que conviven con algún otro tipo de enfermedad crónica o degenerativa como la ELA o el Parkinson. En cierto modo ocurre porque psicológica y emocionalmente es lo más aceptado; es decir, mentalmente estamos predispuestos a asumir que debemos cuidar a nuestros padres mayores, a un familiar con cierta edad, pero estamos menos preparados psicológicamente para afrontar una situación de cuidado de nuestros propios hijos con una enfermedad crónica y/o incapacitante.

Cuidando a nuestros hijos…

Los padres deben ir superando poco a poco las fases que deben afrontar según la enfermedad de su hijo: diagnóstico, hospitalización, tratamiento, deterioro físico, etc. que determinará, en última instancia, una reestructuración familiar y por supuesto un ajuste psicológico y emocional.cuidar hijos

Por otro lado, desafortunadamente, el sistema socio sanitario sigue centrando el mayor número de ingresos y esfuerzos económicos y humanos en atender las necesidades del paciente crónico y menos en el familiar cuidador, en este caso, hacia los  padres y las madres que diariamente deben volcar sus esfuerzos y recursos en mantener un adecuado nivel de calidad de vida de sus hijos y del conjunto familiar.  Aunque es evidente que se les involucra dentro de los protocolos de atención al menor y se les otorga un rol importante en el desarrollo de la enfermedad de su hijo o hija, también es evidente, en ocasiones, el escaso apoyo profesional que reciben ante el infinito número de reacciones emocionales que deben afrontar durante su actividad como cuidadores.

Leer más

LA IMPORTANCIA DEL “AHORA” EN LA VIDA DEL CUIDADOR

Si tengo algún defecto verdaderamente molesto es vivir pensando en el futuro… Pero más bien preocupándome obsesivamente por el devenir. Y puedo decir y asegurar que es un error enorme si se quiere vivir una existencia tranquila y en paz.

¿PORQUÉ ES IMPORTANTE VIVIR EN EL AHORA?

Básicamente porque no podemos cambiar el pasado y no sabemos qué va a pasar en el futuro. Por eso es VITAL quedarnos en el “aquí y en el ahora”  y tratar de disfrutar de las pequeñas cosas que se nos presentan en el día a día. Nadie sabe qué nos depara el futuro: pueden ser grandes cosas, o aspectos negativos que no veremos llegar. ¿Si no sabemos qué va a pasar para qué preocuparse? Al igual que con el pasado… Ya resulta difícil modificar lo que hemos dejado atrás por lo que es más sabio perdonar, olvidar, y vivir con los pies bien anclados en el momento actual.

Leer más

“NO RECONOZCO A MI PADRE”

cuidado del cuidador

La enfermedad de Alzheimer así como otras demencias, lleva consigo, irremediablemente, que la persona, en algún punto del camino, deje de reconocer a sus familiares, incluso a los más próximos, o los confunda con personas del pasado.

Sin embargo, a lo largo de mi trabajo con familiares también me he encontrado con situaciones en las que el cuidador o familiar ya “no reconoce” al padre que tuvo, a la madre que fue, al hermano con el que charlaba… La enfermedad, en ocasiones, acarrea alteraciones conductuales tan significativas que la persona sufre un cambio de personalidad y de forma de ser que hacen complicado distinguir a la persona que era antes del empeoramiento de la enfermedad.

Leer más

INGRESO EN UN CENTRO… ¿Sí o no?

Ingreso en centro de mayores

Sin duda lo mejor sería que la persona dependiente permanezca en su hogar  el mayor tiempo posible, pero a veces acudir a un centro es la decisión más acertada y beneficiosa para todo el núcleo familiar.

El ingreso en un centro especializado suele ser un momento de mucho estrés tanto para la persona dependiente como para el cuidador/a y otros allegados. Hoy nos gustaría reflexionar juntos sobre esta situación… ¿Te apetece?

Leer más

“BOTIQUIN” DE PRIMEROS AUXILIOS EMOCIONALES

Me imagino que en casa tienes un pequeño botiquín de primeros auxilios para los accidentes domésticos… Hoy te hablamos de otro “botiquín”, uno que te vendrá bien tener a mano para esos momentos en los que te “tirarías de los pelos”. ¡Vamos a ello!

UN BOTIQUIN EMOCIONAL

Las situaciones difíciles que nos generan crisis emocionales hacen parte de la vida de todas las personas. Es posible que nos hagan mella e incluso pueden dejar cicatrices en nuestras estructuras emocionales. La forma de responder ante ellas, la movilización de nuestros propios recursos y nuestro control emocional hará que logremos superar la “crisis” de la mejor manera.

Leer más

DE DÓNDE SACAR TIEMPO CUANDO NO LO TIENES

El tiempo en los cuidadores

El tiempo… Ese aspecto de nuestras vidas que pasa para no volver y que es finito, un día se acabará. Sin embargo, no somos conscientes de su importancia. A veces lo malgastamos, y otras muchas, objetivamente, no tenemos tiempo para otras cosas que no sean nuestras “obligaciones” y, si acaso, dormir.

Si a cualquier persona nos cuesta gestionar nuestro tiempo, sin duda para los que sois cuidadores es una tarea titánica y quizás, una de las quejas más recurrentes que os escuchamos. ¿De dónde saco el tiempo?

Leer más

DÍA INTERNACIONAL DE LA ELA….¿y los cuidadores?

Hace unos días fue el día internacional de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), y no queríamos dejar pasar la oportunidad de recordar no solo a los pacientes que la sufren sino también a sus cuidadores.

Para los que no estéis demasiado familiarizados con este trastorno, y de manera general, la ELA es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular, que se origina por el deterioro y muerte de las células del sistema nervioso llamadas motoneuronas. Como consecuencia de la muerte de estas células, se provoca una parálisis progresiva de los músculos que, en estados avanzados, provocan la muerte. 

Leer más

“ME SIENTO CULPABLE”….¿EN REALIDAD SOY TAN MALO?

la culpa del cuidador

Si eres un cuidador o cuidadora probablemente lo que te voy a contar aquí te resulte familiar.

Los sentimientos de culpa suelen aparecer con bastante frecuencia en las personas cuidadoras.  Sin embargo, surgen por motivos diferentes:  dependen del tiempo que se lleve cuidando, la forma de tomar las decisiones, los cambios de vida que haya tenido que adoptar el cuidador, la relación emocional establecida, la personalidad del cuidador, el estado mental de la persona a quien se cuida, etc.

Leer más

¡AYUDA! 7 signos de estar en la “cuerda floja”

“Yo puedo con esto”, “es lo que me ha tocado”, “la vida es así de dura”… ¿Cuántas otras expresiones habrás utilizado o habrás escuchado parecidas? Sin embargo, los cuidadores actuales y los que lo seremos en un futuro, con mucha probabilidad, solemos pensar “que es lo que hay”. Pero esto no tiene porque ser así… ¡Ni mucho menos!

Leer más

¡ZENTANGLE! ¡Y RELÁJATE!

zentangle para cuidadores

Uno de nuestros objetivos es proponeros e investigar sobre nuevas actividades que podáis llevar a cabo en vuestro valioso tiempo libre. Actividades que os resulten atractivas, amenas y que puedan tener, además, una positiva repercusión en vuestro bienestar emocional. El Zentangle es una de ellas.

Leer más

PARA CUIDADORES pone en marcha un servicio pionero pensado para y por el cuidador.

bienestar emocional del cuidador

En PARACUIDADORES podrás encontrar:

  • Servicios profesionales de psicología y terapia ocupacional.
  • Servicios on-line,  a domicilio y presenciales.
  • Recursos gratuitos: biblioteca, actividades, artículos.
  • Información de empresas amigas y colaboradores.

Además, estamos a vuestra disposición para ayudaros a encontrar todo lo necesario para cubrir vuestras necesidades emocionales y afectivas desde el punto de vista de la psicología y la terapia ocupacional.

Leer más

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén