Sí, sabemos que es muy difícil aceptar muchas de las situaciones que nos ocurren en nuestra vida. De hecho, cuando somos cuidadores, “aceptar” la enfermedad de nuestro ser querido es una de las cosas más complicadas de poder llevar a cabo; sin embargo, aceptar lo que está ocurriendo nos dará más energía para afrontar lo que nos está sucediendo y no podemos cambiar. 

En muchas ocasiones en la vida surgen hechos contra los que no podemos hacer nada: enfermedades, fallecimientos, accidentes, problemas económicos o laborales, y muchas otras cosas que escapan a nuestro control. Querer controlar todas estas vicisitudes nos va a producir un gran desgaste emocional que repercutirá en nuestro bienestar, dejándonos sin energía, provocando que tengamos menos recursos para afrontar lo que tenemos delante. Cuando negamos lo que ocurre, o cuando queremos luchar contra lo que no podemos controlar, nuestra mente se llena de pensamientos negativos que hacen que no veamos las estrategias para conseguir adaptarnos a lo que está pasando y encontrar las respuestas para lograr superarnos y reconducir la situación de la mejor manera posible.    

¿A ti te ha ocurrido? Quizás a tu madre o a tu padre o a un familiar le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer. Quizás pensaste: “¿Por qué? ¡No puede ser verdad! ¡No es justo! ¡Va a mejorar! ¡Esto no nos puede estar pasando a nosotros!”. Todo esto es absolutamente normal. Somos humanos y rechazar lo que nos hace daño es totalmente lógico; pero si esta actitud se sostiene en el tiempo nos perjudicará a nosotros y a la persona que padece la enfermedad. Nos sentiremos enfadados/as, angustiados/as, amargados/as, e incluso podremos llegar a sufrir de depresión o ansiedad ante el futuro.

Os queremos dejar claro que “aceptar” no significa resignarse y dejarse llevar por la pasividad, ¡en absoluto! Aceptar es darse cuenta de que hay cosas que no podemos cambiar, y nos sintonizaremos con la realidad haciendo posible visualizar un sinfín de posibilidades que antes no creíamos posible inmersos en nuestro torrente de resistencia.

5 razones para “aceptar”

Por tanto, y resumiendo, os dejamos las 5 razones principales por lo que es recomendable ACEPTAR desde lo más profundo de nuestro corazón lo que nos llega en el día a día:

1)      Nos sentiremos más en sintonía con la realidad, siendo capaces de darnos cuenta de lo bueno que hay en nuestra vida cotidiana.

2)      Evitaremos sufrir problemas emocionales que podrían empeorar aún más la situación.

3)      Conseguiremos una “mente clara” que nos hará más sencilla la tarea de afrontar el presente encontrando soluciones de una forma más rápida.

4)      Aceptando lo que ocurre podremos crecer personalmente, aprender de las nuevas situaciones, y poner en marcha recursos que nunca antes creíamos posible.

5)      Conseguiremos paz y serenidad, imprescindibles para vivir con tranquilidad dando lo mejor de nosotros.

Seguro que has escuchado o leído este proverbio antiguo: “Lo que se resiste, persiste. Solo cuando comenzamos a aceptar, la situación cambia”. Como decíamos al principio, sabemos que es muy difícil aceptar algunas de las situaciones que se nos presentan, aceptar que nuestro familiar nunca volverá a ser el de antes, que la enfermedad se irá apoderando poco a poco de sus facultades… pero, querid@s amig@s, aceptarlo es el primer paso para poder vivir con serenidad y poder proporcionarle los mejores cuidados posibles. Como decía el doctor Viktor Frankl: “Sino está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontar ese sufrimiento”.

Esperamos que os sea de utilidad este artículo. Si tienes dudas, o quieres comentarnos tu experiencia no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Un abrazo con todo nuestro cariño, cuidador@s.

El equipo de PARACUIDADORES